Noatum rediseña su estrategia en Málaga y apuesta por los graneles sólidos

Noatum Container Terminal Málaga anunció ayer los detalles de la nueva estrategia de negocio diseñada para reorientar la actividad de su terminal en el Puerto de Málaga. Ante las dificultades para desarrollar un plan de negocio que permita la recuperación de los tráficos de contenedores, Noatum ha decidido diseñar un nuevo proyecto que apuesta esencialmente por los tráficos de graneles sólidos.

Si antes de la crisis Noatum llegó a mover a través de su terminal de Málaga más de medio millón de TEUs anuales, principalmente de transbordo, en estos momentos este tráfico está bajo mínimos en el enclave andaluz después de que en 2014 no se llegara a los 90.000 TEUs y que en los cinco primeros meses de 2015 no se superen los 15.000.
Por eso Noatum ha diseñado una nueva estrategia que va a permitir dotar a la terminal de los equipos e instalaciones adecuadas para impulsar la implantación de los nuevos tráficos previstos en la nueva estrategia: los graneles sólidos.
Según Noatum, con el fin de potenciar la actividad y la creación de empleo, “se ha realizado un análisis de las oportunidades de mercado para incorporar nuevas actividades. Fruto de este análisis se ha identificado el potencial que tiene la importación de productos agroalimentarios y en concreto los graneles sólidos en esta materia, que en estos momentos están siendo operados, principalmente, por puertos lejanos, con el consiguiente sobrecoste para importadores y exportadores”.
Para poder prestar estos nuevos servicios en el Puerto de Málaga e incorporar las nuevas  actividades a la terminal es necesario adaptar las instalaciones, por lo que se prevé una importante inversión en función del tráfico y del logro de los objetivos establecidos en el plan.
Según Manuel Cambrón, presidente y consejero delegado de Noatum Container Terminal Málaga, “con el nuevo impulso que queremos darle a la explotación de la concesión del Muelle nº 9, lo que se va a conseguir es dotar al puerto de modernas instalaciones que nos permitirán ofrecer a las empresas importadoras y exportadoras de nuestro entorno unas condiciones óptimas de manipulación de las mercancías, dentro de las máximas exigencias de calidad y trazabilidad; todo ello a precios competitivos, acercando los servicios portuarios a la demanda de las empresas, con el correspondiente ahorro de costes”.