Los estibadores españoles reciben el apoyo del resto de compañeros del mundo

“El Gobierno español pretende acabar con el crecimiento de la economía española y busca pretextos para hacer desaparecer la profesión de estibadores de los puertos del país”. Así de contundente ha sido el Coordinador General de International Dockworker Council (IDC), el español Jordi Aragunde, tras conocerse que el Gobierno pretende lanzar un Decreto Ley de forma unilateral y sin haber siquiera establecido diálogo previo con los trabajadores.

En este sentido, para el líder del sindicato internacional “la lucha de los estibadores españoles es la lucha de los estibadores de todo el mundo”.

Para Aranguren, “la toma de medidas unilaterales es una incitación para los trabajadores” que, en España, ya han previsto medidas para disuadir al Gobierno de su idea bajo el lema: “Acción-Reacción” En este contexto, Aragunde está contactando con los principales líderes sindicales en todo el mundo para coordinar acciones de apoyo a los trabajadores españoles, lo que, sin duda, tendrá una repercusión, ya que según afirma, “se trata de una ofensa contra miles de familias, despidos de centenares de trabajadores, minusvalorar el trabajo que se ha estado realizando hasta la fecha y poner en peligro la seguridad en los puertos”.
El Consejo Internacional de Estibadores (IDC, por sus siglas inglesas) prestará el apoyo incondicional a los trabajadores españoles, planteando movilizaciones y actuaciones en todo el mundo, lo que podría movilizar a más de 100.000 estibadores en puertos de los cinco continentes.
El International Dockworkers Council va a proponer ante la propia Comisión Europea, “abrir vías de dialogo siempre que el Decreto no se publique con consenso, como había prometido la ex ministra de Fomento y actual presidenta del Congreso de los Diputados español, Ana Pastor”. El principio de acuerdo al que llegaron hace pocos días los representantes de los trabajadores –encabezados por el sindicato Coordinadora- y los de la patronal (Anesco) existe un escrupuloso cumplimiento de la Sentencia del Tribunal de Luxemburgo y una evolución del actual modelo de estiba en España.

Apoyos desde Australia

El Sindicato Marítimo de Queensland en Australia ha remitido un escrito a la embajada de España en Camberra, en el que aconseja al gobierno español que dé un paso atrás en el intento de desmantelar las condiciones de trabajo de los estibadores registrados en los puertos de este país.
En el documento se deja claro que el anuncio del Ministerio de Fomento de proponer el Decreto Ley de reforma de la estiba sin tener en cuenta el acuerdo de empresa y sindicatos, “es un ataque sin precedentes, contra el duro trabajo de los estibadores españoles y sus sindicatos, que obtendrá la resistencia de los estibadores de todo el mundo”.

El sindicato australiano considera que, “el gobierno no tiene ningún mandato del pueblo español para atacar la vida laboral de los trabajadores encargados de manipular las importación y exportación de la riqueza de su territorio”. “Los estibadores trabajan día y noche con todo tipo de condiciones climáticas para ayudar en la producción de riqueza a la nación española”, añade en su misiva, Bob Carnegui, secretario del sindicato australiano.

Lo que ha sido calificado como “ataque a los estibadores españoles” ha sido condenado por los más de 2.000 afiliados del sindicato de Queensland que piden al gobierno español “que se detenga y vuelva a reconsiderar su postura”.

Fuente: www.elestrechodigital.com