El Gobierno vuelve a señalar a la Junta en el soterramiento del ferrocarril del puerto

El Gobierno central vuelve a dar una nueva muestra de que no tiene entre sus planes inmediatos el soterramiento del tren del puerto de Málaga. Lejos de abrir la puerta a asumir el desarrollo de esta obra con fondos propios, a pesar de que fue el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) el que llegó a redactar un proyecto de ejecución en 2010, el Ejecutivo vuelve a mirar hacia afuera a la hora de plantear su financiación. Y lo hace poniendo sus ojos en la Junta de Andalucía.

Por medio de una respuesta parlamentaria, fechada el pasado 28 de diciembre, la Administración central es concluyente. De un lado por no asumir compromiso alguno en esta materia y, de otro, por recordar de manera clara “la posibilidad de captar financiación europea en una parte muy sustancial (máximo 80%) de su importe (45 millones de euros) a través del Programa Operativo Feder 2014-2020 adscrito a la Junta de Andalucía”. Una opción que, recalca la contestación oficial, “cuenta con el respaldo institucional del Ayuntamiento de Málaga, según resolución del Pleno de 12 de junio de 2016”.

Pero el Gobierno no sólo deriva el grueso de la financiación hacia la Junta, sino que además recuerda cómo la Autoridad Portuaria también trabaja en la premisa de contar con la asignación de fondos europeos, por lo que ha propuesto en su plan de inversiones 2016-2020 una partida de 4,5 millones de euros a ejecutar dentro de su zona de servicio. “Todo ello sin perjuicio de la posibilidad de contar además con el instrumento de Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria”, agrega la respuesta emitida a una pregunta del diputado nacional del PSOE Miguel Ángel Heredia.

Sin embargo, el documento que fija las previsiones de inversión por parte de Puertos del Estado mediante el Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria 2017-2021, elude cualquier mención a la obra planteada por el Puerto de Málaga. Hecho que no impide que, una vez elaborado el estudio de viabilidad y coste-beneficio de esta intervención, a lo que se destina este año 300.000 euros, pueda incorporarse a ese programa financiero. Del mismo sí forman parte ya, por ejemplo, el acceso ferroviario soterrado del puerto de Ferrol, con un coste estimado de 95 millones de euros; la construcción del acceso ferroviario al puerto de la Cabezuela, con una inversión estimada en 20 millones, y el nuevo acceso ferroviario sur al puerto de Barcelona, con un coste previsto de casi 150 millones de euros, de los cuales 77,2 millones son a cargo del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y los 72,6 millones restantes a cargo de la Autoridad Portuaria de Barcelona.

En este escenario, el presidente del Puerto de Málaga, Paulino Plata, es claro, al reclamar el compromiso de todas las administraciones en esta actuación. “La idea financiera es que el Gobierno ponga una parte, el Ayuntamiento otra, nosotros otra y otra parte la Junta; dividir esto en cuatro trozos, aunque no de la misma cuantía”, explicó, recordando que el Puerto ya fija 4,5 millones de euros en su plan 2016-2020, y dando por seguro que el Consistorio aportará un cuantía semejante.

En cuanto al resto de administraciones, el dirigente portuario incidió en la existencia de instrumentos económicos para cubrir las necesidades económicas de la obra. “Lo que hace falta es empezar a sumar; tampoco es una cuestión que haya que hacer en un año, se puede dividir en cuatro años de manera que las aportaciones sean cómodas”, añadió. Preguntado por la idea de que la Junta aporte fondos europeos, Plata no parece tenerlas todas consigo. “He preguntado si puede participar, pero sus compromisos ya estaban fijados para el programa operativo, que acaba en 2020; si hay posibilidades se podría encajar, pero no es tan fácil, tiene que surgir esa oportunidad”, insistió.

La demanda de fondos europeos ya fue puesta sobre la mesa por el Puerto de Málaga a principios del año pasado, cuando elaboró una propuesta de acción en este sentido. El plazo estimado para la ejecución de la obra era de 30 meses. Con el objetivo de ser merecedor de esta colaboración europea, los responsables portuarios hicieron hincapié en el valor que el soterramiento de la vía férrea tendrá sobre la zona por la que discurre, dado que permitirá eliminar hasta cuatro pasos a nivel con barreras, localizados en las calles Héroe de Sostoa, Ayala y López Pinto, así como el paseo marítimo Antonio Machado. La intervención, conforme a lo ya planteado años atrás por parte de Fomento, consistiría en la construcción de un túnel de 700 metros de longitud y una rampa de salida a cielo abierto de 450 metros.
Fuente : www.malagahoy.com