ANTOLÍN GOYA: “EL GOBIERNO TIENE QUE ENTRAR EN LA NEGOCIACIÓN, JUNTO CON LAS EMPRESAS Y LOS TRABAJADORES”

La negociación del convenio colectivo está absolutamente mediatizada y bloqueada por el texto del RDL. No podrá ver la luz un acuerdo entre patronal y estibadores si el Gobierno no es parte integrante de la mesa negociadora, pues es el único que podrá darle validez.

 

Empresas y trabajadores ya se han sentado tres veces para negociar el convenio colectivo que, según dice el Ministerio, es dónde puede llegarse a un acuerdo en el sector. Sin embargo, las tres citas han sido infructuosas, seguramente, igual que la prevista para esta semana. “Las empresas están pendientes del texto del RDL para exponer su posición, para pronunciarse sobre si subrogarán o no a las plantillas, según el nivel de protección que la Ley les ofrezca”, explica Antolín Goya, coordinador general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores Portuarios, “así hasta que no se vea si se lleva o no el texto al Congreso, si se convalida o no y las características de la mesa de negociación que se abra, si no se lleva a la Cámara Baja o si esta no lo convalida, no hay forma de que las reuniones que estamos manteniendo arrojen algún resultado fructífero, pues por su parte solo encontramos indefinición. Ni siquiera han aportado los datos de plantillas óptimas por puerto solicitados por el mediador”.

Por otro lado, “los estibadores estamos totalmente convencidos de que hay que responder a los requerimientos europeos, somos ciudadanos responsables y, por supuesto, cumplimos la Ley, pero también sabemos, y así lo han ratificado tres despachos de abogados especializados en derecho europeo, laboral y de la competencia, que hay maneras de hacerlo respetando a los trabajadores y generando menos conflictos e incertidumbres”, continúa Goya. “Entendemos que la continuidad en el empleo de los actuales trabajadores portuarios, la subrogación ante los cambios empresariales en el sector, el mantenimiento de las tareas que realizamos, la regulación de la relación laboral especial y la cobertura legal para la negociación colectiva, son cuestiones que debe regular la nueva norma”.

“No se trata de una mera negociación entre empresas y trabajadores, como pretenden hacer creer a la opinión pública. Nosotros llevamos años negociando sin mayores inconvenientes. Ahora lo que dificulta el entendimiento es otra variable de la que forma parte el Gobierno: el texto del RDL”, concluye el líder de los trabajadores. “Ante la imposibilidad de avanzar en las negociaciones si no está en la mesa el responsable de incorporar las medidas que se negocien en la Ley y el garante de que la posición de las empresas se defina, solicitamos que el Gobierno forme parte de la misma. De este modo lograremos lo que debería ser el objetivo de todos: una mejora en el modelo de estiba que, además, dé respuesta a lo estipulado en la sentencia del TJUE”.

 

Fuente: www.coordinadora.org